jueves, 22 de enero de 2015

FEBRERO.

DIARIO DE UN DESPECHO, TRAGICOMEDIA DEL OLVIDO
La dedicatoria :“ No pienso dedicártelo a ti, no te lo mereces ni remotamente” da paso a ochenta páginas ilustradas por IRENE MALA con la acidez perfecta que requería este despecho servido al punto de sal.

Desde que conocí a Irene he querido trabajar con ella. Durante algunos meses ambas nos dedicamos a buscar el proyecto que nos viniera a las dos como anillo al dedo. 

Hace un año, yo estaba trabajando en mi álbum " a, ante, bajo, cabe, con... El amor" y para ello leí y leí y leí, entre otras muchas cosas, un artículo que trataba de dar explicación científica al despropósito hormonal, puramente químico, que tiene lugar en nuestro organismo cuando el amor se presenta en nuestra vida. Según contaba éste, si el amor genera un subir y bajar de niveles hormonales que nos hacen actuar de manera obsesiva, compulsiva e irracional, EL DESPECHO genera un dolor puramente físico, simplemente DUELE. Lo demás llegó solo. Se nos ocurrió que la mejor manera de escribir la sensaciones tan cambiantes que te produce el despecho era hacerlo en forma de diario porque el despecho lo que tiene es que puedes amanecer furiosa, desayunar altiva, llorar desaforadamente a las cuatro en punto, tomar café auto convenciéndote de que estás estupendamente y terminar el día demolida en el sofá. Es la montaña rusa de l@s desquerid@s, un ir y venir del amor al odio agotador. Así que, teléfono en mano, Irene y yo hablamos y hablamos, sumamos los despechos propios y los ajenos, los mezclamos con los del cine, con las canciones de “ ahí te quedas”, con frases (“Los amores son como los Imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también”. Milan Kundera) en las que otros ya escribieron lo que me hubiera gustado escribir a mi, con otras frases manidas propias de un imbécil, esas que hemos escuchado tod@s alguna vez, tipo “ Yo no te merezco” y a esto le sumamos las historias de algunas grandes despechadas y malqueridas de la historia. Así surgió este Diario del Olvido. Tragicomedia de un despecho. 21 días para decidirse a caminar en dirección contraria, zanjar la pena y a otra cosa mariposa que ancha es Castilla.
IRENE MALA, grandiosa como es, ha sido un guante para mis palabras. Felices, esperamos a que llegue este libro de manos de la Editorial Thule.
Buenos días a los que han llegado hasta aquí, después de esta parrafada de entusiasmo.


A LOS PINCELES: IRENE MALA
y a las palabras, yo mismamente.






                                            

30 de marzo

30 DE MARZO
7 de la tarde.

Presentimiento y certeza.
Antes de que acabes de decir adiós
ya te echo de menos una eternidad.
Tres años de “ti conmigo nada”. 
Definitivamente nada.

Por invocar al olvido en reunión de urgencia,
 a mi olvido de ti quiero decir,
como  has cortado con tijeras de escarcha
los lazos que nunca nos ataron, 
voy hablar al papel con tinta china.

Comienzo éste diario de un naufragio. 
Debo aclarar que nunca tuve dudas, 
con cada marejada de silencios , 
tú me lo recordabas:
me embarcaba enfrentándome a los mares
a bordo de una cascara de nuez.

Ahora, a las siete de la tarde de un reloj implacable,
de minutos que avanzan sin avanzar minutos,
ya no eres más que todo lo que debo olvidar,
Me toca desarmar a los recuerdos, 
que estratégicamente me avasallan,
hasta que no me duela recordarte.

Hoy se me hace imposible
pensar que habrá una vez
en la que sea capaz de imaginarte 
sin que me queme el aire en que no estás.
Insolvente de amor, desterrada de ti.
No quedan más peldaños para seguir bajando 
a lo más hondo de la  pena inmensa.
Así me dueles.





SORPRENDENTEMENTE BIEN.
Medio día.
Domingo y primavera. He abierto los ojos y ya estabas ahí.
Dicen que se está curada de una herida de amor cuando el primer pensamiento del día 
no te lleva irremediablemente a el causante de tu desvelo. 
Creo que aún me quedan unos cuantos despertares. 
Sin embargo, he salido a las calles y resulta que estaban puestas,
 el mundo no se ha derrumbado fuera de mis cuatro paredes. 
¡¡¡ Puedo confirmar que hay vida después de ti!!!







HOMBROS
tarde lluviosa
Acabo de colgar con una amiga que llama para saber cómo lo llevo. Las mujeres tenemos una tendencia natural a contarnos las cosas con todo lujo de detalles. Le he dicho que estoy bien. No se si me ha creído porque se ha pasado dos minutos sin respirar, descuartizándote a golpe de palabras. Nadie se explica como he podido dedicar tres años de mi vida a amarte como si te lo merecieras. Yo tampoco. Cuando he colgado me he tirado dos horas rebuscando en cajas, cajitas y cajones, a ver dónde puñetas dejé mi amor propio cuando te conocí.











A punto de comprarme una diana, para acertar en el mismo centro de tu nombre y odiarte agusto. 
¿ Por qué no me sale odiarte, si eres objetivamente odioso?. 




A un hombre se le llora tres días, 
al cuarto, tacón y traje nuevo. 
María Felix






1 comentario:

  1. Lo tengo entre mis manos y estoy disfrutando con él (como disfruto con muchos de tus libros). ¡¡Gracias Raquel!!

    ResponderEliminar